Inicio > Coliseo, Roma > El Coliseo de Roma

El Coliseo de Roma

Historia del Coliseo

Vista Aerea del Coliseo de Roma

Vista Aerea del Coliseo de Roma

El coliseo, también conocido como Anfiteatro Flavio, es seguramente el monumento más famoso y conocido de la antigua Roma. Su construcción comenzó en el año 72 después de Cristo por iniciativa de los emperadores de la familia Flavia. Cuando finalmente fue inaugurado en el año 80 por el emperador Tito fue destinado a las luchas de gladiadores y a la caza de bestias feroces. No se sabe con exactitud de donde proceden nombre de coliseo, aunque algunas hipótesis apuntan a que pueda tener su origen en sus gigantescas proporciones. Según otras teorías su nombre podría ser debido a que antiguamente estaba situado junto a una gigantesca estatua dedicada al emperador Nerón.

El coliseo es en sí una auténtica obra maestra de arquitectura. Tiene planta elíptica y cuatro pisos. Los tres primeros tienen arcos de medio punto con columnas adosadas de orden toscano, jónico y corintio; el 4.º piso, el superior, está formado por arcos cegados con pequeñas ventanas de forma rectangular. En su eje mayor el coliseo mide 188 metros, y en el menor 156, con una circunferencia total de 527 metros. Su máximo altura es de 57 metros. En su momento tuvo capacidad para más de 50000 espectadores.

Externamente el coliseo estuvo formado en su momento por grandes bloques de mármol travertino que estaban sujetos entre sí por grandes barras de Hierro, y que durante la edad media fueron saqueados. Otros materiales de construcción que se usaron fueron toba, ladrillos y hormigón.

En la parte superior del ático se puede ver todavía numerosas ménsulas en las cuales en su momento se encajaban unos grandes palos que sostenían lo que se llamaba el velarium, una gran estructura de tela que servía para proteger a los espectadores del sol y de la lluvia. Los 80 arcos del nivel inferior disponían de numeración para organizar la entrada en el recinto.

Entrada Este del Coliseo

Entrada Este del Coliseo

A lo largo de los años este majestuoso monumento ha sufrido diferentes daños, por ejemplo los derivados de los terremotos. De hecho fue restaurado en varias ocasiones, pero nuevos episodios sísmicos acabaron acarreando su decadencia, de modo que durante tanto la Edad Media como el Renacimiento se fue extrayendo material de este monumento para usarse en la construcción de otros, como por ejemplo el Palacio Venecia, el puerto de Ripetta, y otros más. Esto continuó hasta que finalmente el papa Benedicto XIV terminó con la expoliación del coliseo al declararlo monumento sagrado, debido a que la tradición aseguraba que en el coliseo fueron sacrificados muchos de los primeros cristianos, aunque este hecho no ha podido ser probado.

A partir de entonces otros pontífices encargaron varios restauraciones del coliseo, hasta que finalmente el gobierno italiano inició los trabajos de excavación para aislar del entorno las partes subterráneas de este colosal monumento.

En la antigüedad el coliseo presentaba un aspecto magnífico. Estaba completamente recubierto de mármoles y las gradas se distribuían en tres zonas: la primera de ellas estaba dedicada a la alta sociedad, la segunda a los ciudadanos. La tercera estaba dedicada al pueblo.

La espectacular arena central donde tenían lugar los espectáculos estado construida sobre un soporte formado con muros y madera, sobre la que se distribuía la arena propiamente dicha. Se sabe que dependiendo del tipo de espectáculo se podían usar otros materiales para cubrir la zona central, en lugar de arena.

Los romanos eran sobre todo muy aficionados a los combates de gladiadores, las batallas navales, y la caza de bestias feroces. Estos espectáculos se representaron durante mucho tiempo en el coliseo, pero con la llegada del cristianismo las cosas cambiaron. De esta forma durante el reinado del emperador Honorio los espectáculos más sangrientos fueron prohibidos, aunque las cazas de fieras duraron hasta el siglo VI.

El Susbsuelo Del Coliseo

Subterraneo del Coliseo

Vista del area subterranea de la arena del coliseo

Las impresionantes paredes del coliseo nos dan una idea clara de la capacidad de construcción de los arquitectos romanos. Las diferentes excavaciones que se han realizado el coliseo nos han revelado además aspectos adicionales de esta pericia. En efecto, se han descubierto construcciones en el subsuelo relacionadas con los diferentes espectáculos que se llevaban a cabo en la arena. Se trata de un conjunto de corredores y de celdas o habitaciones destinadas entre otras cosas a alojar a las bestias feroces y a permitirles el acceso a la arena.

En la zona subterránea también se almacenaban diferentes artefactos de madera y de metal destinados a mover y configurar los diferentes elementos que formaban parte de los espectáculos que se desarrollaban en la arena. Se sabe que los romanos era muy exigentes con la calidad de los espectáculos, y el personal que manejaba la maquinaria subterránea debía demostrar una gran pericia, so pena de pagarlo con su vida si el espectáculo se resentía en su calidad debido al mal uso de la maquinaria.

Enlaces de Interés

Wiki del Coliseo

Página Oficial del Coliseo por el Ministerio de Bienes Culturales Italiano

Información del Coliseo en Trip Advisor

Ofertas de Hoteles Cerca del Coliseo

About these ads
Categorías:Coliseo, Roma
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: